Revista Orsai, un fenómeno editorial, un modelo de gestión.

El escritor y periodista argentino Hernán Casciari publicaba el pasado 30 de septiembre un post algo incendiario en su espacio de bitácora online bajo el título de Renuncio. En él, el escritor se extendía en una serie de explicaciones de por qué decidía romper relaciones con los grupos, editoriales y periódicos con los que había estado trabajando durante décadas. El impulso o el pretexto que desencadenaba esta toma de posición era el anuncio del próximo lanzamiento, editada a cuatro manos con Christian Basilis, de la revista ORSAI.

Lo que queremos destacar aquí, no es la osadía de Casciari, al menos no la que refiere a su ruptura con el mundo de la edición y la publicación digamos convencional. Lo que vale la pena resaltar son dos elementos fundamentales de esta revista. En primer lugar la apuesta por la reivindicación del texto escrito. ORSAI es una revista trimestral en papel de 208 que nace bajo la consigna de que los colaboradores escriban un texto sin limitaciones de extensión que brinde al lector un amplio documento de lectura y consulta. Dice Casciari sobre la revista: es sobre todo ganas enormes de volver a leer largo y tendido, y de que cada colaborador escriba hasta que se le antoje. Queremos tener en las manos un papel que no te venda nada. Regresar a la crónica periodística y a la ilustración de calidad, y que las fotos te cuenten una historia, y que cada línea y cada desglose esté hecho por personas apasionadas, y no por burócratas, pasantes, acomodados y becarios.

En segundo lugar, tal vez todavía más destacable que el punto anterior, está su novedoso sistema de distribución y de marketing viral. ORSAI prescinde de todos los intermediarios posibles incluidas las grandes distribuidoras. Por ello, los números de la revista están limitados en función de la cantidad de lectores o pequeños distribuidores que la solicitan previamente. El sistema by demand de ORSAI es sencillo. La revista se vende en packs de diez ejemplares, que pueden ser comprados por libreros, distribuidores o lectores, con un descuento del 20% desde el 1 de noviembre y hasta el 10 de diciembre (en el caso del primer ejemplar que ha visto la luz pública el 1 de enero de 2011).

La revista ORSAI se vende exclusivamente por PayPal y no tiene gastos de envío a costa del distribuidor. El pack de 10 ejemplares llegará a la dirección del distribuidor entre el 1 y el 4 de enero de 2011, embalada en una coqueta caja de cartón. El lector que quiera reservar un ejemplar único puede hacerlo desde el 1 de noviembre y hasta el 10 de diciembre, desde el blog y al precio sugerido, con cualquier distribuidor que tenga ejemplares a la venta. Una vez de acuerdo ambos, el lector podrá recoger el ejemplar en la dirección física del distribuidor. Desde el 1 de enero, sólo se podrán conseguir ejemplares individuales en las librerías que se hayan abastecido previamente y que dispongan de stock.

Con este particular mecanismo trabajando, ORSAI no ha conseguido únicamente llegar a una gran cantidad de lugares y poner en marcha un interesante proyecto editorial que incluye textos de imprescindibles como Juan Villoro, Sergio Olguín o Nick Hornby, sino que además es ya en un fenómeno en países como España. En palabras de sus dos editores ORSAI se ha convertido en la única revista que: Tiene miles de lectores que quieren comprarla sin saber su contenido. No utiliza un sistema de distribución tradicional para llegar a sus lectores.Tiene su redacción en una pizzería con delivery en un pueblo de montaña. Es gratis (con gasto de envío incluido) para universidades, bibliotecas y cubanos.

Vale la pena echar un vistazo a esta iniciativa y, si alguien tiene una revista ORSAI por allí disponible para su venta, que nos lo haga saber a todos, que, según se ha sabido, desde el pasado 28 de diciembre no quedaba una sola en las librerías La Central de Barcelona.